Post Type

Discurso de Presidente del Senado de la Confederación Suiza;  Filippo Lombardi

Honorables Miembros del Congreso Nacional

Representantes del Gobierno Chileno

Autoridades militares y civiles

Embajadoras y Embajadores, miembros del cuerpo diplomático

Estimadas y estimados compatriotas

Señoras y Señores

Es para mí un gran privilegio y un honor estar aquí, en este hermoso país, para celebrar junto a todos ustedes el aniversario número 722 de Suiza.

De hecho, me atrevo decir, que me siento muy en casa aquí, no solamente porque nos encontramos en la Residencia de Suiza, sino también porque guardo buenos recuerdos de una anterior visita a Chile, y sobre todo porque su país tiene muchas similitudes con el  Cantón de Ticino, mi región de origen: bellísimas montañas, maravillosos bosques y lagos, buenos vinos, un clima agradable – por el cual muchas veces nos envidian los suizo-alemanes del norte – y el calor humano de su gente.  – Solo que a nosotros nos falta el mar, el desierto y la riqueza en cobre y minerales!

Pero es más: A Suiza y Chile, nos unen no solamente el amor por la naturaleza, sino valores fundamentales, como la promoción de la democracia, de los derechos humanos y de la paz, del estado de derecho, la protección social y de un marco normativo para una economía creciente, abierta e innovadora.

También tenemos en común la pluralidad cultural y lingüística, y nos une un parentesco histórico-cultural puesto que Suiza también tiene su dimensión “latina”: y así hoy tienen aquí ante ustedes a un representante de la minoría ítaloparlante de Suiza.

Además, entre nuestros dos países hay estrechos vínculos humanos: desde mi llegada, me he topado una y otra vez con nombres suizos – hasta en el Congreso Nacional – lo cual habla de la notable inmigración suiza que hubo en Chile en los siglos XIX y XX. Y me alegra particularmente poder saludar aquí personalmente a todo un grupo de descendientes y compatriotas suizos.

Así, con todo lo que nos une, no me sorprende que las relaciones entre ambos países se encuentran en excelente estado.

En las reuniones sostenidas hoy con representantes del Congreso y del Ministerio de Relaciones Exteriores he podido comprobar que entre ambas naciones existen relaciones de amistad y estrechos lazos,  tanto a nivel parlamentario como a nivel gubernamental. Además existe un rico intercambio comercial y empresarial, turístico, cultural, estudiantil, académico y científico.

También estoy muy impresionado por el gran potencial y el éxito económico de Chile, logrado a pesar de los grandes desafíos a los cuales el país se ha debido enfrentar, como el terremoto y el maremoto del año 2010.

Cuando uno llega desde Europa, llama la atención el dinamismo y el optimismo que se suele encontrar aquí. El optimismo es contagioso y estoy convencido de que Chile seguirá teniendo mucho éxito, basado en su política orientada al crecimiento, a la estabilidad y a la protección social, en la solidez de sus instituciones y su fortalecimiento a nivel regional y mundial.

Chile es un socio cada vez más importante para Suiza. Eso demuestra no solamente las numerosas delegaciones políticas y comerciales que han visitado aquí en los últimos años, sino también los crecientes esfuerzos entre nuestros dos países para enfrentar juntos los grandes desafíos del mundo.

Así me alegra mencionar que Suiza y Chile han iniciado hace poco una cooperación para mitigar los efectos del cambio climático.  En este contexto, Suiza apoya una iniciativa mundialmente pionera de Chile en el sector forestal.

También se lanzó un importante proyecto público-privado que tiene como objetivo medir y reducir el consumo de agua de empresas en Chile y al mismo tiempo apoyar a las comunidades al rededor de estas empresas en iniciativas relacionadas al tema del agua.

Me enteré además que el gobierno chileno ha declarado el año 2013 como el año de la innovación y estoy convencido de que también en esta area la cooperación chileno-suiza tiene un gran potencial.

Suiza sigue encabezando los “Rankings” internacionales de los países más innovadores del mundo. La ausencia de materia prima, los altos costos de la mano de obra, la revaluación del franco suizo, entre otros factores, exigen a mi país ser muy innovador si queremos mantener el estándar de vida actual.

Tal vez es una anécdota, pero cabe mencionar que Suiza encabeza también el ranking de “Los mejores paises donde nacer en 2013“ elaborado por la revista inglesa “The Economist”. Sin embargo, ciertamente los Suizos no vivimos en un paraíso aislado, y desafíos no nos faltan!  En la difícil situación económica que vive actualmente la Unión Europea, de la cual Suiza depende económicamente en gran medida, se nos presentan muchos interrogantes acerca del futuro – a pesar del hecho de que hasta ahora nos hemos mantenido bastante bien en medio de la crisis europea, con finanzas públicas sanas y un crecimiento satisfactorio.

En tiempos inseguros y un entorno volátil es aún más importante contar con buenos y fiables amigos. Y estos buenos amigos he encontrado aquí. He encontrado las puertas abiertas en el Congreso de Chile y quisiera agradecer sinceramente a mis anfitriones que me han recibido tán calurosa y amablemente, en primer lugar al Presidente del Senado, Su Excelencia Jorge Pizarro.

Un agrado particular para mí fue también la reunión con el Grupo Interparlamentario Chileno-Suizo. Tuve el privilegio de fortalecer viejas amistades y comprobar cuántos intereses en común unen a nuestros dos parlamentos. Quiero agradecer sinceramente al Presidente de este grupo de amistad, el Honorable Señor Diputado Eugenio Bauer.

La creciente cooperación entre nuestros dos países, a nivel del parlamento,  del gobierno y del sector privado, demuestra el mutuo interés de buscar juntos soluciones para el futuro, y termino aquí felicitando a todas y todos quienes han aportado y están contribuyendo a fortalecer continuamente nuestra amistad.

http://www.nuevadiplomacia.cl/